REFUGIADOS SIRIOS EN TURQUÍA

Trabajamos desde 2013 para prevenir cualquier vulneración de los derechos humanos de los desplazados en el país.

La guerra en Siria ha obligado a 5 millones de personas a abandonar sus hogares. Alrededor de 3 millones de estos refugiados se encuentran en Turquía.

Turquía es una de nuestras principales regiones de proveedores. Ante la intensificación de la crisis migratoria y humanitaria, en Inditex trabajamos desde 2013 para prevenir cualquier vulneración de los derechos humanos de los desplazados sirios.

Algunos refugiados en el país no tienen permisos de trabajo y acaban trabajando ilegalmente, sin estar registrados. Este hecho aumenta el riesgo de que puedan ser explotados, sometidos a condiciones laborales irregulares, horarios excesivos y salarios inadecuados. También genera casos de discriminación y trato injusto, como por ejemplo ser forzados a utilizar cuartos de baño segregados o comedores diferenciados.

A través de la colaboración con entidades no lucrativas locales, en Inditex llevamos a cabo planes de remediación para ayudar a los trabajadores sirios que se encuentren en situación irregular y para posibilitar que nuestros proveedores cumplan con acciones correctivas cuando detectamos algún incumplimiento de nuestro Código de Conducta. 

La ONG Mudem nos ayuda a regularizar el estatus laboral de los refugiados

Si identificamos a refugiados trabajando en situación administrativa irregular en uno de nuestros proveedores, en primer lugar verificamos que no estén sometidos a ningún tipo de discriminación. Lo hacemos de la mano de la ONG local Refugee Support Center/MUDEM.

Esta entidad nos ayuda a tratar cada caso de manera individual, informando a los trabajadores de sus derechos y asesorándoles para regularizar su estatus laboral. Les imparte cursos de turco y les traduce la documentación necesaria para su adaptación: normativa, procedimientos, aspectos de salud y seguridad, etc.

Durante el proceso de obtención del permiso de trabajo, apoyamos económicamente al trabajador.

Al mismo tiempo, en Inditex trabajamos con organizaciones internacionales como Ethical Trading InitiativeFair Labor Association y Fair Wear Foundation para convencer al Gobierno Turco de la necesidad de modernizar y acelerar estos procesos de regularización.

También cooperamos con la entidad no lucrativa CYDD, centrada en educación infantil, para asegurarnos de que, en caso de que encontremos algún menor trabajando, actuaremos inmediatamente y el menor recibirá tanto el acompañamiento necesario como el apoyo económico para retomar su educación.

Apoyo para mejorar las condiciones

En Inditex no toleramos ningún tipo de explotación en nuestra cadena de suministro. Pero, en caso de detectar otro tipo de incumplimientos de nuestro Código de Conducta, nuestros proveedores y fabricantes tienen hasta seis meses para mejorar su situación.

En lugar de abandonar a nuestros proveedores, hacemos todo lo que está en nuestra mano para ayudarles a cumplir con las medidas exigidas en nuestros planes de mejora. De esta manera, ayudamos a que nuestros proveedores prosperen y evitamos que sus trabajadores se enfrenten a la indefensión de perder su puesto de trabajo.

En caso de que el fabricante o proveedor incumplan con las medidas exigidas, cortamos nuestra relación comercial con ellos, pero nuestra responsabilidad con los trabajadores permanece. Por ejemplo, seguimos apoyándoles en sus procesos de regularización y les ayudamos a encontrar otro trabajo en una fábrica que sí cumpla con nuestros estándares.

Inditex fue la primera compañía de distribución en Turquía en establecer este tipo de acuerdos y poner en marcha estos planes de remediación, que se han convertido en un modelo para otras empresas del sector que se proveen en el país. 

Puedes ver más sobre nuestro trabajo con los refugiados en nuestra página sobre el Apoyo a refugiados y Unidad de Emergencias; y sobre nuestro apoyo a los trabajadores en Turquía, en nuestra página sobre el Joint Turkey Programme.